Mitos sobre el acero inoxidable

Mitos sobre el acero inoxidable

A menudo nos enfrentamos a muchas preguntas y sobre erróneos sobre las formas y perfiles de acero inoxidable. Generalmente, estas son preocupaciones amplias. El hecho es que hay muchos tipos de composiciones, aleaciones y resistencias de acero inoxidable y no todos los productos inoxidables tienen las mismas propiedades.

A continuación vamos a desmitificar algunas de estas ideas erróneas sobre el acero inoxidable de la manera más clara posible.

1. Todas las aleaciones de acero inoxidable son iguales

Hay cinco categorías básicas de acero inoxidable, cada una con diversos grados de diferentes aleaciones. Las aleaciones son metales que se obtienen combinando dos o más elementos metálicos.

Las categorías básicas de acero inoxidable se clasifican en:

Ferrítico:una aleación de cromo y carbono que es resistente al agrietamiento por corrosión bajo tensión y es adecuada para su uso en agua de mar. Esto se limita a secciones más delgadas que no requieren soldadura.

Austenítico:Este es uno de los tipos más comunes de acero inoxidable. Incluye carbono, nitrógeno, níquel y manganeso. Este acero es resistente a la corrosión cuando se le añade cromo y molibdeno.

Martensítico:esta aleación incluye cromo con niveles más altos de carbono. El martensítico se utiliza principalmente para láminas y placas.

Dúplex:este acero tiene una mayor resistencia que otros tipos de acero inoxidable. También es resistente al agrietamiento por corrosión bajo tensión.

Endurecimiento por precipitacióncuando agrega niobio, cobre y aluminio, el acero inoxidable endurecido por precipitación puede desarrollar una resistencia muy alta. La resistencia a la corrosión de esta aleación es similar a la del acero austenítico normal

2. El acero inoxidable no es magnético.

Si alguna vez has intentado pegar un imán en un fregadero o cubertería de acero inoxidable, puedes notar que no aguanta. Ciertos aceros son más magnéticos que otros. Cuatro de los cinco tipos básicos de acero inoxidable tienen algunas propiedades magnéticas. Los aceros ferríticos, martensíticos, dúplex y endurecidos por precipitación tienen algún grado de magnetismo. El acero austenítico es el único que no es magnético.

3. El acero inoxidable no se oxida

Si alguna vez has intentado pegar un imán en un fregadero o cubertería de acero inoxidable, puedes notar que no aguanta. Ciertos aceros son más magnéticos que otros. Cuatro de los cinco tipos básicos de acero inoxidable tienen algunas propiedades magnéticas. Los aceros ferríticos, martensíticos, dúplex y endurecidos por precipitación tienen algún grado de magnetismo. El acero austenítico es el único que no es magnético.

4. El acero inoxidable no es reciclable

El acero, en general, es uno de los materiales más sostenibles porque es 100% reciclable. Los elementos de construcción de acero se pueden reutilizar, lo que los convierte en una elección responsable para la construcción. Los residuos que se producen en el proceso de fabricación se recogen y reciclan para utilizarlos en la fabricación de otras piezas.