SEGURIDAD, APRENDE A MANEJAR Y MANIPULAR EL ACERO INOXIDABLE

SEGURIDAD, APRENDE A MANEJAR Y MANIPULAR EL ACERO INOXIDABLE

En la actualidad el acero se ha convertido en el metal predilecto de los fabricantes y consumidores, debido a que su composición otorga durabilidad y fácil manipulación del mismo, pero ¿conocemos bien los riesgos de manipularlo?

Y es que a pesar de otorgar facilidad al momento de llevar a cabo actividades que conlleven al uso de este fascinante metal, existen ciertos riesgos que podrían atentar en contra de la vida, de quienes se encuentran entorno a las áreas de manejo del acero inoxidable.

Primordialmente el peligro en torno al acero inoxidable, se deriva de las sustancias por las que está compuesto, las cuales en su mayoría resultan nocivas para el contacto con los organismos de los seres humanos.

Estos agentes nocivos son inusualmente desprendidos por el acero inoxidable en sus momentos más vulnerables, es decir, cuando se encuentra en pleno proceso de manipulación, entre las principales sustancias toxicas del acero inoxidable se encuentran:

  • Cromo
  • Compuestos de cromo
  • Compuestos inorgánicos insolubles de níquel
  • Óxido de hierro
  • Óxido de magnesio
Ainox

Cuando las personas que trabajan con el acero inoxidable se ven expuestos ante los daños ocasionados por estas sustancias, es probable que requiera de asistencia médica inmediata, para erradicar cualquier tipo de componente que haya podido ingresar a su organismo y generar daños mortales en el mismo.

Las principales causas de exposición a agentes nocivos del acero inoxidable son:

  • Faltas o fallas de equipos de ventilación en las áreas en donde es manipulado el acero inoxidable.
  • Poca experiencia o entrenamiento del personal encargado de manejar el tanto el acero inoxidable como los equipos y herramientas.
  • Mala colocación de la máscara de soldadura, lo que obliga a el encargado de la manipulación con acero inoxidable a acercarse demasiado al área a trabajar.
  • Ejecución o manipulación de trabajos con acero inoxidable, en áreas no aptas para ejercer este tipo de labores.

La constante exposición a los químicos que son arrojados por el acero inoxidable puede tener efectos notorios he inmediatos contra la salud.

Compuestos como el cromo, el níquel y el magnesio pueden ser causantes de alergias, vómitos, mareos y hasta alojarse en los distintos organismos del cuerpo humano, causando un colapso en los mismos y erradicando la vida por completo de una persona.

La manera más efectiva de poder manipular con tranquilidad el acero inoxidable, es manteniendo la mayor precaución al momento de trabajar con el mismo; para ello te indicamos las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar guantes especiales

    Existen guantes con doble forro y capa térmica que permiten a quienes se encuentran en contacto con sustancias nocivas, proteger sus manos de aquellos factores que pueden afectar su bienestar.

  • Colocar el calzado especial de seguridad

    Debe ser un requisito indispensable para manipular aceros, el utilizar zapatos de seguridad especiales para resistir cualquier daño externo y mantener las áreas de los pies seguras.

  • Pantallas especiales equipadas con filtros ópticos

    Los filtros ópticos reducen los rayos que son expedidos por las herramientas que manipulan el acero inoxidable, de esta manera es posible proteger tanto los ojos como el rostro de la exposición a los agentes nocivos que se desprender durante esta actividad.